ADVERTISEMENT
ADVERTISEMENT

Simposio: Nuevos horizontes en la terapéutica de la diabetes mellitus tipo 1. Trasplante de páncreas, implante de islotes, células pluripotenciales: ¿cuál es la solución biológica?

Sung Ho Hyon

Resumen


Este año se celebra el centenario del descubrimiento de la insulina, realizado en la Universidad de Toronto, Canadá, por el cirujano Frederick Banting y el estudiante de medicina Charles Best, con la colaboración del químico James Collip, bajo la (discutida) dirección del fisiólogo escocés John Macleod. Desde entonces, su uso ayudó a salvar la vida de millones de personas con diabetes (DM).

Aún hoy, en sus diferentes formulaciones químicas, la insulina exógena constituye el principal sustituto hormonal para tratar la DM que requiere o depende de la insulina.

Si bien en la gran mayoría de los pacientes este tratamiento funciona adecuadamente, existe una proporción que no presenta buena respuesta. Sufren episodios de hiperglucemia, que los pone en riesgo de complicaciones secundarias, y de hipoglucemias que pueden ser causa de muerte en las situaciones más graves.

De modo que el objetivo terapéutico para todos los pacientes con DM, pero en particular para el grupo que presenta labilidad, no es solo proveerles la insulina que necesitan, sino también hacerlo de manera que alcancen estabilidad metabólica y puedan retrasar, frenar o revertir las complicaciones secundarias de la enfermedad.

Sin dudas que la mejor forma de restituir el control metabólico fisiológico de la glucemia es el aporte de células beta pancreáticas. Esto puede lograrse mediante el trasplante de páncreas vascularizado y el trasplante de islotes pancreáticos. El trasplante vascularizado se asocia con muy elevados índices de insulinoindependencia y con supervivencia del paciente y del órgano de cerca del 94% a un año luego del trasplante. Este impacto es aún más significativo en los pacientes con DM e insuficiencia renal terminal, en quienes logra elevar la supervivencia de alrededor del 50% sin trasplante, a más del 87% a cinco años después del trasplante.

Por otra parte, el trasplante de islotes pancreáticos constituye un procedimiento técnicamente más sencillo, pero con índices de insulinoindependencia menores en comparación con el trasplante vascularizado (50% vs 90%, respectivamente). Sin embargo, presenta un beneficio muy marcado en términos de ausencia de episodios graves de hipoglucemia (90% a cinco años).

Existen también otras líneas de investigación traslacional dirigidas a resolver dos problemas fundamentales: la escasez de órganos para trasplante y la necesidad de inmunosupresión de por vida. En este sentido, se han desarrollado diferentes estrategias, entre la inmunomodulación, la edición genética y el trasplante de células pluripotentes capaces de diferenciarse en células productoras de insulina.


Palabras clave


trasplante de páncreas; implante de islotes; células pluripotenciales

Texto completo:

PDF

Referencias


I. Bliss M. The discovery of insulin. Toronto: McClelland and Stewart; 1982.

II. Gruessner AC, Gruessner RWG. Pancreas transplantation of US and Non-US Cases from 2005 to 2014 as Reported to the United Network for Organ Sharing (UNOS) and the International Pancreas Transplant Registry (IPTR). Rev Diabet Stud 2016; 13:35-58.

III. Sollinger HW, Odorico JS, Becker YT, D’Alessandroj AM, Pirsch JD. One thousand simultaneous pancreas-kidney transplants at a single center with 22-year follow-up. Ann Surg 2009; 250:618-630.

IV. The CITR Coordinating Center and Investigators. 9th Collaborative Islet Transplant Registry 2014 Annual Report.




DOI: http://dx.doi.org/10.47196/diab.v55i3Sup.510

Copyright (c) 2021 Sociedad Argentina de Diabetes Asociación Civil

ADVERTISEMENT
ADVERTISEMENT