ADVERTISEMENT
ADVERTISEMENT

Simposio 1: Nuevas insulinas

Liliana Trifone

Resumen


El primer uso terapéutico de la insulina en 1921 revolucionó el manejo de la diabetes mellitus tipo 1 (DM1) y cambió considerablemente la vida de muchos pacientes con otros tipos de DM. En el último siglo se desarrollaron muchos avances en el campo de la terapia insulínica para lograr el óptimo control glucémico y disminuir las complicaciones por la DM. Aún existen grandes desafíos, como incrementar la flexibilidad en el tratamiento, reducir la hipoglucemia iatrogénica y optimizar la calidad de vida del paciente. Los problemas con el perfil de acción y extrema variabilidad de las primeras insulinas se han resuelto con modificaciones progresivas en su formulación.

Grandes innovaciones en el campo farmacológico condujeron al desarrollo de los análogos de la insulina que mimetizan más fisiológicamente la secreción de insulina pancreática y permiten la incorporación en los tratamientos de los esquemas de insulina basal-bolo. Nuevas formulaciones de insulina exógena se crearon para acelerar o enlentecer su absorción, análogos de insulinas (insulinas de acción rápida), y para prolongar el perfil más plano y prolongado de acción (insulinas basales). Luego de la inyección subcutánea, la molécula de insulina forma hexámeros que deben ser convertidos en monómeros para su ingreso a los capilares. Las insulinas prandiales, insulinas rápidas, se formularon para el control de la glucemia posprandial y de las excursiones glucémicas. En 1990 y 2000 se desarrollaron tres análogos (aspártica, lispro y glulisina) a través de cambios en la secuencia aminoacídica. Posteriormente se incorporaron aditivos (niacinamida, l-arginina, treprostinil, citrato) para facilitar una rápida absorción, lo que generó la producción de análogos de segunda generación ultra rápidos (ultra rápida aspártica, fiasp y urli, lyumjev). La optimización de las propiedades del PK/PD de estos análogos representa un avance en el control metabólico en DM1 más allá de la HbA1c. Las formulaciones ultra rápidas incrementaron el tiempo en rango glucémico y mitigaron la variabilidad glucémica, con disminución de las hipoglucemias. El desarrollo de las formulaciones de insulina basal se ha sustentado en la obtención de un perfil de acción más plano y prolongado. Esto se puede adquirir en base a la generación de hexámeros estables luego de la inyección subcutánea. Estas formas aumentan la flexibilidad terapéutica (momento de inyección) y conveniencia (menor número de aplicaciones), con menor riesgo de hipoglucemias.


Palabras clave


insulina

Texto completo:

PDF

Referencias


I. Jarosinski MA, Weiss MA. Structural principles of insulin formulation analog design: A century of innovation. Molecular Metabolism 2021;52.

II. Cheng R, Taleb N. Insulin’s first 100 years where next? Am J Physiol Endocrinol Metab 2021;320:886-890.

III. Heise T. The future of insulin therapy. Diabetes Research and Clinical Practice 2021;175.




DOI: http://dx.doi.org/10.47196/diab.v56i3Sup.649

Copyright (c) 2022 Sociedad Argentina de Diabetes Asociación Civil

ADVERTISEMENT
ADVERTISEMENT