ADVERTISEMENT
ADVERTISEMENT

Técnicas quirúrgicas vs. balón ¿Sí? ¿No? ¿Cuál?

Pedro Martínez Duartez

Resumen


La obesidad de etiología multicausal es una enfermedad crónica, progresiva, degenerativa, recidivante, que conlleva múltiples comorbilidades. Su terapéutica debe abordarla un equipo multidisciplinario, capaz de ofrecer las distintas alternativas terapéuticas en base a sus antecedentes, índice de masa corporal (IMC) y comorbilidades.

El balón intragástrico fue descripto por primera vez en 1980. Dependiendo de los modelos, su colocación puede ser vía endoscópica o digerible, ser rellenado con líquido o gas, con una duración del implante que varía de 4 a 12 meses. El mecanismo de acción es exclusivamente restrictivo; se indica para pacientes con obesidad grados I-II, sin comorbilidades (IMC 30-39 kg/m2). Se reporta un descenso del 7 al 15% del peso corporal total al momento de sacar el balón y leves mejoras de las comorbilidades. Según estudios prospectivos a largo plazo, después del año los efectos en el descenso del peso y la mejora de las comorbilidades solo se mantienen en el 25% de los pacientes.

La cirugía bariátrica se inició en 1954 (bypass intestinal); en 1966 Mason realizó el primer bypass gástrico en Y de Roux (BGYR) y, desde 1994, se efectuó por videolaparoscopia lo que significa mayor seguridad, menos dolor, de 1 a 2 días de internación y una rápida vuelta al trabajo.


Palabras clave


obesidad; técnicas quirúrgicas

Texto completo:

PDF


DOI: http://dx.doi.org/10.47196/diab.v56i3Sup.612

Copyright (c) 2022 Sociedad Argentina de Diabetes Asociación Civil

ADVERTISEMENT
ADVERTISEMENT